Compartiendo a la preciosa zorra Simony Diamond
Nos habian narrado maravillas de esta ramera, pero ninguno de los dos llevaba pelas para pagar a un cochina tan valiosa como ella. Sin embargo dos lascivos no se detienen a la hora de encontrar el gusto, asi que determinamos juntar la pasta que llevabamos y compartir a esta fémina, cosa que ella aceptó. Lo que en primera instancia era un convenio se terminó transformando en una de las más impresionantes taladradas de mi existencia, gracias pedazo de puta….

Continuar leyendo